Alcaldesa de La Calera convocó a segunda reunión multisectorial para conocer avances de fiscalización de Seremía de Salud por malos olores

 

 

Hasta la comuna de La Calera llegaron los Seremis de Salud, Medioambiente, Gobierno, la Superintendencia de Servicios Sanitarios, Superintendencia de Medio Ambiente y la Gobernación de Quillota, para sostener la segunda reunión multisectorial que solicitó la Alcaldesa Trinidad Rojo Augusto,y conocer los avances de la fiscalización que realizó la Seremía de Salud de Valparaíso por los olores molestos que inundan la comuna.

Hedores podrían provenir de apozamientos de agua.

En la oportunidad, el director de Salud de la provincia de Quillota, Ricardo Sepúlveda, indicó que no logró identificar un foco determinante como fuente emisora de olores molestos ajenos a los procesos de producción, tras fiscalizar el 3 y 4 de abril a las empresas Algas Marinas, Sopraval y la planta elevadora de sólidos de la sanitaria Esval.

Explicó que se detectaron apozamientos de aguas en diversos puntos del río Aconcagua que, sumados a posibles descargas de camiones limpiafosas al lecho del afluente, acumulación de residuos, la proliferación de algas (eutroficación) y la descomposición de cargas orgánicas, más cambios en las corrientes del viento, podrían ser parte de los constantes focos emisores de olores que afectan a la población, lo que de momento pueden ser removido de manera manual.

Empresa cuestionada

Con respecto a Algas Marinas S.A., Sepúlveda indicó que se fiscalizó el recorrido desde el origen de la descarga hasta el punto de unión con el curso del agua del río Aconcagua y pudo observar en la zanja y en el Residuo Industrial Líquido (RIL) presencia de espuma, de sedimento, crecimiento de maleza, y en la zona de unión del RIL con el afluente, se detectaron zonas con apozamientos de aguas.

Por estos motivo se inició un proceso sanitario oficiado en la acta 46758, y se estableció un plazo de siete días hábiles para presentar el programa de trabajo para regularizar el Sistema de Tratamiento de RILES, y la autorización de funcionamiento del plan no debe exceder los 80 días hábiles, o no podrá realizar descargas al lecho del río.

También determinó que dentro de siete días hábiles, la empresa debe presentar un programa de limpieza y mantención de la zanja donde descarga al afluente.

Además la Seremía de Salud otorgó 20 días hábiles para presentar una memoria descriptiva de todos los procesos productivos de la empresa, especificando las medidas implementadas respecto al control de olores molestos, que fueron solicitadas por la Seremi de Salud en la inspección del 17 de octubre del 2011, y los planes de acción ante eventuales contingencias asociadas a olores.

Comentó el director provincial que la empresa Algas Marinas S.A., cuenta con un Sistema de Tratamiento de RILEs, pero no informa porcentajes de remoción y no garantiza que los procesos de tratamiento de RILES cumplan con los niveles de disolución desde el río Aconcagua que dictan las tabla 1 y 2 del DS 90, por lo que solicitó que en este punto se pronuncié la Dirección General de Aguas, o un organismo afín.

Por último, hizo un llamado a la comunidad para denunciar en la Municipalidad, y los organismos competentes, las descargas ilegales al río Aconcagua.